CES 2018: Bosch apuesta por las Smart Cities como negocio del futuro

La compañía presenta soluciones inteligentes para una mejor calidad del aire y una mayor seguridad y confort.

Las poblaciones urbanas están creciendo y, con ella, los desafíos que las ciudades tienen que resolver: de acuerdo con estimaciones de las Naciones Unidas, para el año 2050, aproximadamente dos tercios de la población mundial vivirá en zonas conurbanas. En 2014, esta cifra fue tan solo la mitad, por lo que es inminente la necesidad de adopción de soluciones inteligentes.

Stefan Hartung, miembro del Consejo de Administración de Bosch, en el marco de la presentación previa del CES de Las Vegas dijo: “Necesitamos una nueva concepción de las ciudades que esté basada en tecnologías capaces de convertirlas en ciudades inteligentes y en las que valga la pena vivir. A largo plazo, las ciudades sin inteligencia no sobrevivirán, si no que quedaran estancadas”.

El proveedor de tecnología y servicios está presentando en el CES 2018 un abanico de nuevas soluciones para ciudades en inteligentes, como una nueva unidad compacta que mide y analiza la calidad del aire en tiempo real, o un sistema que monitoriza digitalmente los niveles del agua de ríos y envía una alerta temprana sobre riesgos de inundación, hasta un servicio completamente automático que facilita la vida de los conductores a la hora de buscar estacionamiento.

A partir de hoy y hasta el año 2020, el mercado de las ciudades inteligentes crecerá un 19 por ciento anual, alcanzando un volumen de 800.000 millones de dólares. Bosch sostiene que esta es una gran oportunidad de negocio: “Durante mucho tiempo, la ciudad inteligente fue una visión. Ahora contribuimos para hacerla realidad. Bosch tiene la experiencia para lograr que una ciudad conectada sea un éxito tecnológico y comercial”, explicó Hartung.

Para una mejor calidad del aire

En el CES 2018, Bosch presenta una nueva solución que desarrolló en asociación con Intel: el sistema de monitorización de microclima, “Climo”. Este sistema mide y analiza 12 parámetros fundamentales para la calidad del aire, incluyendo el dióxido de carbono, el óxido de nitrógeno, la temperatura y la humedad relativa. El dispositivo mide apenas una centésima parte del tamaño de los sistemas convencionales a un costo menor. “Climo” obtuvo el Premio “CES Honoree Innovation Award” en la categoría de ‘smart cities’.

Alerta temprana de inundaciones

En muchas zonas, el cambio climático provoca un clima impredecible que origina inundaciones repentinas con mayor frecuencia. Hasta el momento, el monitoreo se realizaba mediante dispositivos mecánicos que median el nivel de agua de los ríos. Sin embargo, el sistema de monitoreo de inundaciones presentado por Bosch en CES 2018 controla, en tiempo real, el nivel del agua en ríos y otras masas de agua cercanas a las ciudades, y advierte sobre una inundación inminente. Los sensores ultrasónicos y las cámaras sondean y rastrean los cambios en el nivel, la velocidad y la corriente del agua. Los datos se envían a la nube “Bosch IoT Cloud” para su procesamiento. En caso de que se excedan los límites críticos, los municipios, los habitantes y los dueños de negocios afectados recibirán, a través de un mensaje de texto, una alerta con antelación.

Estacionamiento conectado

Con este desarrollo, los autos reconocen y miden automáticamente el tamaño de los espacios existentes entre los vehículos estacionados, transmitiendo estos datos en tiempo real a un mapa digital en la nube. De esta manera, los conductores pueden dirigirse directamente hacia los lugares libres. Bosch se encuentra probando este servicio en algunas ciudades alemanas, incluida Stuttgart. Este año, se sumarán unas 20 ciudades de Estados Unidos, incluyendo Los Ángeles, Miami y Boston.

A principios de 2018, Bosch y Daimler lanzarán un nuevo servicio de estacionamiento automatizado. Los vehículos que accedan al parking del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart buscarán, sin necesidad de conductor, un espacio libre y estacionarán. Disminuyendo el estrés y logrando más eficiencia a la hora de estacionar: en un mismo espacio se puede acomodar hasta un 20 por ciento más de autos.